Correo Central de Santiago

Correo Central de Santiago
Correo Central de Santiago

El edificio sede del Correo Central albergó a principios del siglo XVIII al Palacio de los Gobernadores. Asimismo, desde 1820 funcionó el Palacio de los Presidentes de Chile.

Por tanto, la historia que alberga cada ladrillo se enraíza al desarrollo de la capital. De hecho, para 1882 se partió de los cimientos de la antigua construcción para edificar el correo.

Datos sobre el Correo Central de Santiago

  • Donde queda: Plaza de Armas #989, Santiago
  • Horario: Lunes a Viernes de 09:00 Hrs a 17:30 Hrs
  • Valor: $0 CLP / Gratis
  • Fotografía:
  • Recomendaciones: Asiste temprano para tener una Visita Guiada por su museo gratuitamente
  • Tour:
  • Contacto: +56229565031 

¿Como llegar al Correo Central?

La forma mas sencilla es llegar caminando desde la estación de metro Plaza de Armas, desde allí caminaras menos de 2 minutos y tendrás toda la majestuosidad de las Oficinas de Correo Central. En su interior esta el Museo Postal y Telégrafo.

¿Qué Ver y Hacer en el Correo Central?

Para los amantes de la historia y la arquitectura, el Correo Central de Santiago será especialmente magnético. Posee un estilo renacentista, su estructura destaca por ser rectangular así como por tener una cubierta vidriosa.

Brinda una hermosa estampa para una foto panorámica. Claro, debe incluirse a la Municipalidad de Santiago como al Museo Histórico Nacional. Parece que el estilo se extiende e intensifica entre las tres edificaciones.

Tiene un estilo francés, pueden visitarse sus tres pisos plenamente operativos. Los turistas podrán disfrutar también del Museo postal y Telegráfico. La sede del Correo Central de Santiago se diferencia del resto por su antigüedad, amplitud y belleza.

Puede aprovecharse la ocasión para visitar el Museo Postal y Telégrafo que se encuentra en el interior del Correo Central, este museo muestra la evolución de las comunicaciones en el Pías con piezas que datan desde 1800. Este Museo tiene visitas guiadas gratuitas todos los días de 09:00 a 17:30 Hrs.

Hay otros atractivos cercanos perfectos para un recorrido a pie. Entre ellos destacan la Plaza de Armas, la Catedral Metropolitana, el edificio del Ex Congreso Nacional. Tampoco debe olvidarse el Palacio de los Tribunales de Justicia.

Todos ellos están entre 1 a 5 minutos de distancia caminando, siendo construcciones emblemáticas de la capital.

Museo Postal y Telégrafo

Museo Postal y Telégrafo
Museo Postal y Telégrafo

Para 2004 la ubicación del Museo Postal y Telegráfico se trasladó a la planta baja del Correo Central. Este en su interior posee 5 espacios de exhibición donde nos muestran como eran las comunicaciones y mecanismos que se utilizaron en la construcción de Santiago.

Sin duda alguna es un espectáculo y un muy buen panorama para visitar con niños.

  • Una recreación de las oficinas principales de correos durante 1910 en la Sala Pedro de Valdivia.
  • Un cúmulo de elementos que retratan la importancia y labor del correo en la Sala Postal.
  • Una amplia colección de estampillas tanto nacionales como foráneas en la Sala Filatélica.
  • La historia detallada y apasionante del telégrafo se ubica en la Sala Telegráfica.
  • Por último, una sala interactiva y de iluminación que muestra los sellos de Chile repartidos por temáticas en la Galería Sala Filatélica. 

Podrán disfrutar el recorrido también aquellas personas de movilidad reducida, gracias a sus versátiles instalaciones.

Recordando que Chile se distingue por su intensa actividad sísmica, estos eventos han comprometido las instalaciones en varias ocasiones. Por supuesto, su antigüedad y la oleada de público también contribuyen a su desgaste progresivo.

La Historia tras el Correo Central de Santiago

El primero en trabajar en la obra fue Rodrigo Quint de Valdovinos para la inauguración del edificio en 1715. En 1881 acaeció un incendio en el lugar que acabó con el antiguo Palacio de los gobernadores.

También sirvió como la residencia de los presidentes chilenos hasta el año de 1846. Después, se acordó que los mandatarios viviesen en el Palacio de La Moneda.

Luego se decidió aprovechar los cimientos para edificar el actual Correo Central de Santiago. La construcción actual se remonta a 1882, siendo una obra del ingenio de Ricardo Brown.

Para el año de 1908 se dejó al arquitecto Ramón Fehrman frente a las labores de transformación de su fachada. De allí se origina ese estilo neoclásico francés que le resulta tan característico.

Se le declaró como Monumento Histórico en el transcurso de 1976. Además su valía aumentó con la incorporación del Museo Postal y Telegráfico en 1949. Sin embargo, entre las últimas renovaciones destacan las realizadas en 1993.

Cuando se hicieron labores para renovar la pintura de los exteriores, los jardines interiores. Se incluyeron también la iluminación interna junto a un cambio de los cielos por otros acrílicos.

Durante el año 2000 se produjo un fuego en la buhardilla. Asimismo, pudo resistir al terremoto del 2010 sin graves secuelas a nivel estructural. Pero los revestimientos y las paredes internas sufrieron las repercusiones de una forma notable.

Este cúmulo de circunstancias engrosan su valor, como si fuera un árbol sumando anillos a su tronco. ¿Su belleza? Se mantiene descomunal, recibiendo a propios y foráneos.

Sin duda alguna, será una parada imperdible en los diferentes recorridos que pueden disfrutarse en la ciudad de Santiago. Cualquier excusa valdrá para darle una vuelta a este testigo mudo del devenir de la capital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here